Ramón Espinar acude a la Asamblea de Madrid en pleno escándalo