La entrevista de A. Hernando, a la carta