Rivales del PP encargaron espiar a Cifuentes y difundir el rumor de que era cleptómana