Ignacio Aguado: “A los que ambicionan la silla, se les ve el plumero”