Los recortes en dependencia dejan más de 125.000 fallecidos sin recibir las prestaciones