La mansión de Valdemoro de la que Granados se desvincula