Las campañas de Barberá, bajo sospecha