Un imitador de Puigdemont consigue hablar con un cordial Rajoy en una broma