Sor Lucía: “Es un imperativo moral acoger a gente y presionar al gobierno para que las parroquias podamos acoger a familias”