Los trabajadores de Tragsa, encerrados en Valladolid en protesta por el ERE