Jerónimo Blanco, sindicalista, fue hasta Estrasburgo para demostrar su inocencia