La ley 25 supera el primer trámite pero no será aprobada sin investidura