García-Page: “No arrojaría la toalla”