8 de cada 10 niños pobres siguen siéndolo cuando crecen, según el informe de Cáritas