Sor Lucía: “Lo importante no es la silla y las cotas de poder, son los ciudadanos”