Rodrigo Rato, en silencio ante la polémica