El refugiado al que zancadilleó Laszlo, camino de entrenar en el Getafe