Enrique López, injusto con la lengua