Los preferentistas, indignados por la estrategia procesal de los ‘tarjeteros’