Padre Ángel, sobre los refugiados: “No podemos quedar impasibles”