Jorge: “Es tristísimo ir a jugarse la vida por 3,70 euros”