Un hospital público de Madrid cobra 180€ a una anciana por atenderla en urgencias