Los padres de Sergio, que sufre una enfermedad rara, llevan más de un año esperando un fármaco vital para su hijo