Rodrigo Rato, ¿un imputado vip?