Portuondo, testaferro de Rato, se embolsó un millón y medio de euros