Las marchas de la dignidad emprenden camino hacia Bruselas