La entrevista a José María Irujo, a la carta