“No podíamos salir, estábamos horrorizados”