Rita Barberá, entre abucheos y vítores