Talegón, a Nart: “No me des lecciones”