Ocho hospitales catalanes cobran cinco euros al acompañante para reclinar la butaca