A. Herrera: “El tiempo que acumule el avión no tiene por qué ser significativo”