Granados y Marjaliza cobraban una comisión de 900.000 euros por concertar colegios