Araujo, increpado por los preferentistas