Javier, tras el derribo de su casa: “No somos okupas y no era una infravivienda”