Rajoy califica los pactos como sectarios y Sánchez aboga por el cambio