El “pim, pam” del PSOE y el “tic, tac” de Podemos