Luis Alegre, de Montoro: "Sorprende el tono casi de gánster”