Calleja: "Es imposible que el miedo no se instale en los periodistas franceses"