El obispo José Ignacio Munilla, ve en los resultados del 20-D a una “sociedad enferma”