El atentado en Kabul en el que murieron dos agentes españoles duró 12 horas