“Es una pena que las fuerzas tradicionales no entiendan que esto no va de siglas”