Carmen y Aurelio, indignados porque no conceden a su hijo el tratamietno que necesita