La muerte del senegalés de 50 años en Salou provoca la indignación de la comunidad senegalesa