El presunto negocio de la Púnica con la recogida de ropa destinada a pobres