El box de urgencias donde se atendió a Teresa podría no haber sido desinfectado aún