Pablo Iglesias, rebelión en las aulas