M. A. Revilla: “No nos mienta señora Aguirre”