Granados, trasladado a la cárcel de Estremera, centro que inauguró en 2008