Tamara, de 29 años y embarazada podría ir a prisión por un empujón que niega haber dado